El día de relajación a ha llegado y ahora solo quiere sentirse plena, ya la semana se ha ido y todo los problemas que tiene que lidiar con su marido quedaron atrás, ahora solo esta ella para ella misma. Entonces se va donde un hombre que si sabe cómo tocarla, ese que sabe cómo tratarla y lo hace exactamente como ella se lo pide porque le está pagando. Rápidamente luego que le ha tocado el coño un rato, la gordita rubia termina cabalgando la polla del masajista y de esa forma –follando– es que logra reforzar su paciencia para seguir con su vida triste de casada.

Detalles del vídeo

Duración: 12:51
Visualizaciones: 1.507 lecturas