Ya se sabe lo complicado que es follar con las alemanas, aunque estén gordas suelen ser mujeres muy exigentes que no lo hacen con cualquiera. Sin embargo, dicen que las germánicas son las mujeres más guarras, y con esas tetazas que suelen tener son bastantes atractivas a ojos de cualquier tío. La zorrita debía tener unos 28 o 30 años, y el que consiguió llevársela a su casa fue un hombre bastante más maduro.

Allí se dedicó a grabarla mientras disfrutaba con sus dos grandes tetas, no solo tenían un buen tamaño, además eran bonitas y perfectas. Las tenía bien puestas y a él le encantaba chuparlas. Pero lo que quería desde que la vio era follarle el coño, aunque luego acabase corriéndose en sus melones. No fueron ni a la cama, en el mismo sofá se la folló como a una perra. Pero antes de correrse la sacó para que siguiera mamándosela hasta al final eyacular en sus dos grandes tetorras.

Detalles del vídeo

Duración: 12:31
Visualizaciones: 79.913 vistas