No puedo evitarlo, me gustan las mujeres culonas. Esos grandes culos cuando están a cuatro patas llaman para practicar porno anal bien duro con ellas. Es coger mi polla y apuntar como si fuera un puto misil hasta perforar su orificio trasero. Esta chica no llega a ser gorda, pero si que tiene un culo tremendo, por no hablar de las tetas… son unos tetones enormes, que botan como pelotas cuando me la estoy follando por detrás. Y es que me encanta la carne, poder agarrar. De hecho si la tía está demasiado delgada paso de follármela, no me pone. Pero en cuanto veo esas curvas de una chica bien rellenita me pongo a mil, no puedo controlar mi rabo.

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 23.671 vistas