De alguna forma sale la hora exacta en la que llegara su marido. Es como un perrito que puede olfatear a kilómetros a su amo, solo que ella tiene el olfato para hacerlo de esa manera. Lo cierto es que la gorda rubia se acuesta en el sofá con las piernas abiertas y empieza a meterse su vibrador en el coño. Eso hasta que llegue su novio musculoso y pueda chuparle su polla negra. Lo que pasa muy rápido, luego está abierta de piernas con una verga atravesada en el chocho y el tío dándole fuerte con su pito a su zorra tetona. Es lo que más disfruta la puta, las folladas luego del trabajo.

Detalles del vídeo

Duración: 20:22
Visualizaciones: 4.842 lecturas