Hay señoras que después de una vida de matrimonio aburrido en lo referente a lo sexual se hacen a la idea de renunciar al sexo y conformarse con tocarse de vez en cuando y nada mas. Tampoco es que el físico acompañe después de haber perdido la figura. Sin embargo de repente surge a tu puerta la llamada de un joven negro con buena polla que quiere echarte un polvo y es como si te hubiera tocado la lotería.

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 36.940 vistas