Ella es una chica francesa con mucha carne, tal y como a mi me gustan. Dicen que las francesas son muy cerdas follando, pero es algo que yo quería probar y experimentar por mí mismo. Cuando empezó a mamarme la polla me di cuenta de que en efecto la tía sabía perfectamente como dar placer a un hombre. Pero eso si, cuando llegó el momento de la penetración reconozco que me sorprendió. Me plantó su enorme culazo delante de mi y me dijo que me la follara por detrás. Ya había oído alguna vez que a las obesas les gusta que les den por culo, pero no me lo acababa de creer hasta que lo ví y lo sentí con mi propia polla.
Así que sin pensármelo mucho así lo hice, me la follé por detrás separando sus dos enormes nalgas, como disfruté de aquella follada a esta putilla.

Detalles del vídeo

Duración: 14:59
Visualizaciones: 71.757 vistas