A partir de ahora tal vez veas a tu abuela de forma diferente. Y es que el hecho de que hayan pasado los 70 años no implica que hayan dejado de tener ganas de sexo. Esta vieja con tetas enormes supo como seducir a su nieto, con un simple regalo, una guitarra eléctrica. Pero al chico le hacía ilusión y supo como agradecérselo.

La vieja se sacó sus enormes pechos y él se los comió, hasta que un rato después acabaron follando en la cama. Muchos piensan en sus abuelitas de una forma tierna y cariñosa, pero como puedes ver esas dulces señoras también necesitan una buena polla, y si es joven mucho mejor… por eso la de sus nietos son perfectas.

Detalles del vídeo

Duración: 08:26
Visualizaciones: 32.660 vistas