Esta vieja sudamericana es una guarra ninfómana, pero solo con tíos jovencitos. No le importa pagar el coste de la habitación en un hotel solo por tener la oportunidad de montárselo con un tío que bien podría ser su hijo por edad. Mientras el chico espera expectante ella se acerca al muchacho con sus dos grandes tetas, tiene la intención de enseñar la mercancía y que vea que es lo que va a poder chupar.

Lo cierto es que la vieja tiene dos tetazas impresionantes, cualquier tío estaría encantado de poder lamerlas. Después la zorra se tumba en la cama esperando que el chico haga lo que quiera con ella y con su coño. Se lo lame un poco hasta que la ve tan abierta de piernas que decide introducir su pene en su vagina húmeda y dilatada.  Para un tío de su edad tener sexo con una mujer gorda y mayor como ella es todo un premio, seguramente será la envidia de sus colegas cuando les cuente como acabó corriéndose en sus tetazas.

Detalles del vídeo

Duración: 08:26
Visualizaciones: 30.722 vistas