Su seguridad es tan grande como su tamaño, ella es una mujer que sabe lo que quiere y sus 300 kilos no evitan que lo consiga. Obviamente tiene necesidades especiales que hace que sean tres negros bien musculosos y con las pollas bien grandes quienes tengan el deber de complacer el coño y el culo de la mujer. No es tarea fácil pero cualquiera estaría feliz de intentarlo. Porque entre tanta carne se esconde mucho placer y esta obesa sabe bien que todo lo que ofrece es tamaño familiar. Por eso sus amantes hacen filas para hacerle doble penetración.

Detalles del vídeo

Duración: 44:45
Visualizaciones: 18.720 lecturas