Si algo le gusta a una mujer, por vieja que sea, es sentir la leche dentro de su coño. Por eso esta anciana siempre pide que se corran dentro de ella, y en este vídeo no hace excepción. Su avanzada edad y su obesidad no son inconvenientes para tener una vida sexual bastante plena, siempre fue muy viciosa y ahora que ya es abuela parece que aun tiene más ganas que cuando era joven.

Después de comerle la polla al tío con el que estaba se puso a cuatro patas como una perra, le encanta que se la follen por detrás. Sus kilos de más han hecho que tenga un culazo enorme, pero entre esas dos grandes nalgas se esconde un coño que todavía es capaz de humedecer como el de una colegiala. La vieja estaba muy mojada y el tío comenzó a follársela chocándose contra su culo.

No paró hasta eyacular dentro de su vagina, la dejó totalmente corrida. La vieja estaba más que satisfecha, le acababan de hacer un creampie. Obviamente no había riesgo de dejarla preñada, es una de las mejores cosas de ser una anciana.

Detalles del vídeo

Duración: 04:37
Visualizaciones: 96.104 vistas