El incesto lésbico es poco frecuente, pero aun así hay casos como el de estas dos guarrillas que se lo montan en privado siempre que tienen oportunidad. La obesa es su tía, una mujer con obesidad mórbida pero mucho vicio en sus carnes. Su sobrina sin embargo es una jovencita bastante delgada, la típica que desearía cualquier tío. Sin embargo ella prefiere a las mujeres, y a poder ser maduras como su tía.

Así fue como ambas acabaron follando como cerdas en el sofá de casa de su tía. Para el sexo lo utilizan todo, desde sus cuerpos, sus labios hasta un arnés con polla que utiliza la joven para penetrar el gordo coño de su tía.

Ver el contraste entre ambas mujeres es bastante morboso, la diferencia de carne y tamaño es considerable.

Detalles del vídeo

Duración: 07:30
Visualizaciones: 57.351 vistas