Haberse casado con una mujer tan grande no pensó que podía ser un problema, pero tuvo que averiguar primero sobre las inglesas. Sobre todo esta que todavía conserva mucho de la sangre vikinga y una madura muy dominante y exigente. Ahora esta viejo y la gorda tetona exigen más sexo del que él puede dar, así que él invita al vecino para que lo ayude a follar a su mujer. Ya con dos pollas follando el coño de la zorra es mucho más fácil. Y otro hombre lo ayuda porque los hombres siempre nos ayudamos entre nosotros sin egoísmo.

Detalles del vídeo

Duración: 04:46
Visualizaciones: 13.284 lecturas