La gordura nunca le ha preocupado, esas son cosas que molestan a personas con una genética inferior, una pelirroja solo tiene que ocuparse en ser feliz porque lo demás, ya lo tiene de nacimiento. Y entonces se puso gordita, sus tetas empezaron a crecer desproporcionadamente como sus nalgas, ahora solo se preocupa por estar a cuatro patas para ser embestida por una polla grande. Claro que también sabe hacer buenas mamadas, le gusta mucho tener una verga dura en la boca porque sabe que luego seguro la tendrá dentro de su coño dándole placer. No es más que sentido común.

Detalles del vídeo

Duración: 04:33
Visualizaciones: 4.088 lecturas