Ella se aburre muy rápido, siempre se estaba quejando que no tenía nada que hacer mientras su marido estaba trabajando y busca ella un trabajo no era un opción. Además no le gusta la música, ni caminar, tampoco quiere tener una mascota. Lo único que quiere hacer la rubia enorme es estar echada comiendo y recibiendo placer sexual. Pero su esposo le compro un dildo y ahora es su juguete favorito, porque la gorda madura pasa mucho rato entretenida masturbándose con su polla de plástico y su coño tiene todo el placer que quiere hasta que llegue su macho a follarla.

Detalles del vídeo

Duración: 08:12
Visualizaciones: 6.686 lecturas