Pusieron a prueba a esta jovencita gorda, le ofrecieron dinero si era capaz de follarse al chico de mantenimiento y si quedaba todo grabado en vídeo. Ella estaba algo insegura, tal vez su sobrepeso hiciera que no la viera como a una mujer atractiva, aunque tenía otros puntos fuertes. Su culazo y sus dos enormes tetas eran tal vez esas partes a las que ningún hombre puede evitar apartar la mirada. En cuanto puso una pierna en el lavavajillas dejando ver sus braguitas el chico ya sabía que las únicas cañerías que tenía que arreglar eran las del coño de esa hembra.
No tardaron mucho en ponerse a follar, ella había conseguido lo que se propuso. Así que reto superado.

Detalles del vídeo

Duración: 06:00
Visualizaciones: 32.668 vistas