Todo cambio sin que ella se diera cuenta, un día era la chica que todos veían y luego empezó a ver como las de menor edad, terminaban llevándose toda la atención. No es justo, no es aceptable y el gobierno debería hacer algo en ese sentido. Por eso ahora la gorda obesa se ve obligada a buscar un amante y tiene que irse a un hotel como una zorra infiel para echar una follada con él. No debería esconderse para tener placer en su coño porque ese es su derecho, nadie la puede juzgar por querer ser feliz aunque eso signifique mentir y engañar al hombre con el que se ha casado.

Detalles del vídeo

Duración: 11:05
Visualizaciones: 5.549 lecturas