Los sonidos de herramientas de construcción atormentan a la vecindad, todos están incomodos de no poder tener silencio y paz. Pero es algo que se debe tolerar, las reparaciones son necesarias y además el ruido, es inherente. Pero llega un breve momento de descanso gracias a la rubia muy gorda que termina follando con el obrero que hacia el trabajo. No solo por meterse una polla dentro del coño, ella más bien estaba pensando en el bienestar de la comunidad. Por eso luego de hacerle una mamada, hizo que clavara su raja con muchas ganas y así todos tuvieron unas horas de paz.

Detalles del vídeo

Duración: 06:00
Visualizaciones: 5.164 lecturas