Todos le decían que no podía seguir comiendo, que debía cuidar su peso y que su edad no era excusa. Pero ella prefiere comer y no hacer más nada, cree que puede darse ese lujo y las otras deben estar delgadas porque no pueden disfrutar de la vida como ella si pierden la figura. La negra tiene un culo muy obeso y su marido tiene una polla bien grande, eso hace que cuando ella le muestre el culazo, el tío se ponga caliente y luego le dé una follada. Así que sexo no le falta a su coño, por eso ella sigue engordando y follando como una zorra callejera.

Detalles del vídeo

Duración: 03:00
Visualizaciones: 22.015 lecturas