La rubia miraba como poco a poco su cuerpo crecía, la emoción no la podía controlar ya que sabía que en ese momento en el que alcanzara su tamaño máximo, todo su cuerpo se vería muy grande. Eso, por más que los médicos digan que no, es una buena noticia para una mujer y a que tendrá tetas y culo más grande. Ahora la vecina gorda se la pasa todo los días tragando una polla, parece que todos quieren metérsela en la boca y luego darle una follada. Lo que hace que su coño y ella misma estén muy felices ya que de eso se trata la vida realmente y no hay nada más.

Detalles del vídeo

Duración: 09:17
Visualizaciones: 2.496 lecturas