Una amiga le dijo que necesitaba hacer más travesuras en su vida sexual ya que es una madura y ya no tiene nada que perder. Que eso de pretender ser una mujer decente es para chicas jóvenes que aún no se han casado, ya luego pueden ser las guarras que son. Así que la mujer quiere empezar por algo simple y lo primero que hace es estar un rato mostrando a su marido como se masturba. Obviamente lo hizo comprarle un vibrador nuevo y lo estrena con él como público. La gorda se lo mete en el coño y el tío va observando el proceso entre calentarse y tener un orgasmo.

Detalles del vídeo

Duración: 08:49
Visualizaciones: 4.435 lecturas