Cuando una mujer tiene una obesidad tan descomunal como esta cerda el simple hecho de follar puede ser complicado, pero merece la pena. Sus tetas eran las más grandes que nunca había visto, y su culo era tremendo. A mi me encantan las chicas obesas, por lo que estaba encantado… allá donde tocara había carne y más carne. Solo faltaba ver como me la podía follar. Si has tenido sexo con mujeres barrigonas ya sabrás que es algo complicado a veces y que en ocasiones hay que retirar carne para poder meter la polla en su vagina.
Pero ella me lo puso fácil, primer se sentó sobre mí. Sin embargo quería sentir sus grandes pechos, la tumbé y me puse sobre ella. Duré poco tiempo porque solo con abrazar sus tetas ya estaba excitado, por lo que me corrí sobre toda su grasa.

Detalles del vídeo

Duración: 08:34
Visualizaciones: 9.621 vistas