Estaba casada, pero a su vez no quería saber nada de su marido. A la hora de follar le gustaban los chicos delgados y fuertes, por eso solía buscarlos en cualquier trabajo físico que se le ocurriera. En esta ocasión la madurita fue a buscar a un chico al cual usar sexualmente, a pesar de estar tan gorda y tener cierta edad no le costaba demasiado conseguir pretendientes con los cuales tener sexo.
El muchacho subió con ella aprovechando que el marido estaba trabajando y al poco la zorra ya estaba totalmente desnuda mientras el joven se comía sus grandes pechos. Luego él también se desnudó y acabaron follando en el mismo sofá donde suele ver la televisión con su marido. Si él supiera cuantos cuernos suele ponerle…

Detalles del vídeo

Duración: 06:03
Visualizaciones: 42.220 vistas