El tío no sabía ni por donde empezar al ver desnuda a aquella espectacular hembra obesa. Sus tetas eran grandes, más bien enormes, tal y como a él le gustaban. Su barriga voluminosa asomaba, y su descomunal culo era todo lo que él deseaba. Complicado elegir con tantos puntos fuertes en una mujer, pero como era obvio quiso follar su coño. Así que comenzó a masturbarla y a escupir en su vagina para dejársela bien lubricada. Ya sabes que para follarte a una obesa antes tiene que estar bien lubricada, eso favorece la penetración.

Ella le hizo una buena mamada y después la penetró vaginalmente. Al final no sabía si correrse en sus grandes pechos o en su boca, pero cualquiera de los dos era un buen lugar desde luego.

Detalles del vídeo

Duración: 08:34
Visualizaciones: 21.686 vistas