Es curiosa la moda sexual que quiere extender este tío entre sus amigos cuando les cuenta que le encantan los efluvios que salen del gordo culo de su esposa. Cada vez que sus conversaciones acaban siendo subidas de tono, empieza a explicarles que para él es un placer oler el culo de su mujer justo antes de follársela. No quiero ni pensar en la cara de sus colegas imaginándole con las narices entre las dos enormes nalgas del culo de su mujer.

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 6.851 lecturas