No puede salir de casa por su peso, eso le dijo a los del seguro social y ahora tiene una pensión por incapacidad. Tampoco puede hacer su comida y es mucha la que necesita al día, así que tiene que pagar a alguien para que lo haga por ella. Pero cuando la obesa quiere que le den por el culo, abre las piernas como una acróbata de 40 kilos. Pero que sea un secreto que ella puede montar todavía una polla como en sus mejores momentos y además adora las folladas anales. No deja de ser una zorra porque sus tetas ahora están más grandes y se pone más caliente.

Detalles del vídeo

Duración: 08:09
Visualizaciones: 16.963 lecturas