Irse a Acapulco de vacaciones tenía un solo objetivo. Mucho se habla de los hombres que van a Tailandia porque ahí puede pagar una zorra por lo mismo que cuesta una gaseosa en sus países. ¿Entonces por qué te extraña que esta vieja gorda haga lo mismo? Ella en la playa consigue un chaval que le folla el culo le tiene que dar de pago lo mismo que gasta en un café en su país. Es una cuestión de economía y practicidad. Ella solo quiere tener una polla follándola y si la puede conseguir muy barata, está en su derecho de comprarla. Nadie ha dicho que sea moralmente aceptable pero es legal.

Detalles del vídeo

Duración: 22:57
Visualizaciones: 7.472 lecturas