Vigila que los coches estén bien aparcados en la tienda donde trabaja, ella es la encargada de ver que no dejen mascotas en el coche y llamar a la policía si alguien ocupa el puesto para personas con discapacidad. Pero esta vez un tío quería que mirara su reproductor de sonido, lo hizo y luego estaba en la piscina de su casa mostrando sus tetas gordas. La gordita no pudo rechazar la oferta de una follada fuerte para su coño, la negra sabe que no todo en la vida puede ser trabajo y se fue a tragarse la polla larga del chaval antes que se arrepintiera y buscara otra zorra.

Detalles del vídeo

Duración: 12:00
Visualizaciones: 5.156 lecturas