Las tres maduritas estudiaron enfermería y consiguieron trabajar en lo suyo, pero cada una en un hospital distinto y ello motivó un distanciamiento entre ellas. Ya en sus tiempos de estudiantes tuvieron algún encuentro que otro y después de 25 años decidieron quedar para recordar viejos tiempos. Vestirse con el uniforme de trabajo era imprescindible para aquel encuentro y es que sabían perfectamente a lo que iban y querían darle un poco de emoción y morbo al asunto…

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 20.010 vistas