El jovencito se acercó a casa de su madura vecina para pedirle algo, una cosa que muchos hemos hecho pero sin un final tan feliz como el de este vídeo porno. Y es que su gorda vecina era además una cerda ninfómana, incapaz de decir que no a una polla joven como la de este muchacho. Le dijo que pasaste y pronto se echó sobre él para besarle mientras el joven se quedaba perplejo. Pero reaccionó rápidamente para tocar sus dos grandes pechos, estaba claro que ese iba a ser un gran día.

Poco después la madura estaba arrodillada comiéndole la polla y al rato se sentó en la misma cocina abierta de piernas esperando que el vecino reaccionase y le hiciera una buena faena, algo que sin dudarlo hizo. La masturbó y le comió su maduro coño antes de penetrarla.

Después de este vídeo con esa gran captura podrás ver otro del mismo chico con otra mujer madura. Por lo visto al jovencito le van las tías entradas en edad, en realidad como a la mayoría de los tíos.

Detalles del vídeo

Duración: 12:14
Visualizaciones: 54.731 vistas