Las tardes son calurosas y nadie quiere salir de su casa, en cambio se buscan formas de pasar el rato sin tener que exponerse a las altas temperaturas en la comodidad del hogar con aire acondicionado. Pero esta vieja gorda se pasa de guarra porque ella se distrae follando con un negro casado. Ella sabe que la mujer del hombre trabaja y lo deja solo, así que aprovecha para meterse en su casa y mostrarle las tetas. Luego el pobre tío no tiene más opciones que sacar su polla para metérsela en el coño porque luego no podrá con el dolor en las pelotas.

Detalles del vídeo

Duración: 06:06
Visualizaciones: 5.155 lecturas