Sus médicos le recomendaron que dejara la comida la rápida y adoptara mejores hábitos alimenticios, también un poco de ejercicios y algo que la mantuviese ocupada para no pensar en comida. Ella lo está intentando, una vida entera de malos hábitos no se olvidan de la noche a la mañana pero creo que tener un viejo que le de masaje en el coño es una buena forma de empezar a cambiar su estilo de vida. La vieja enorme disfruta mucho mientras le meten los dedos en la raja y los orgasmos hacen que tenga placer que antes le provoca comer. Esperamos que lo logre.

Detalles del vídeo

Duración: 08:02
Visualizaciones: 3.856 lecturas