La prostitución le dio todo lo que tiene: una vida llena de muchas folladas de todo tipo y la experiencia para tener el hombre que ella quiera. Ahora es una vieja y todo su dinero lo invirtió en una operación que la dejo con unas tetas muy obesas, pero sabe bien que son perfectas para levantar a un hombre negro que la mantenga todo el día clavada. Su coño ya no satisface con una polla norma, necesita una bien grande y larga para poder sentir placer. Solo tiene que ponerse a cuatro patas y así le llega hasta el fondo. Lo demás es que su amante aguante unos minutos.

Detalles del vídeo

Duración: 08:07
Visualizaciones: 8.398 lecturas