Esta joven gordita siempre ha sido la putilla del barrio porque se la han follado casi todos los chicos de su grupo de amigos. Ahora ha decidido sacar partido a sus muchas cualidades en la cama dedicándose a la prostitución y para ello se ha presentado en casa del dueño de uno de los clubs más famosos de la ciudad dispuesta a salir de allí con el contrato de trabajo bajo el brazo. Con polvos como el que le ha echado al tío no sólo va a conseguir el trabajo, sino todo lo que se proponga.

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 43.745 vistas