Salir de estudiar e irse a la casa no le parece buena idea, ella prefiere pasear por la calle y así, además de no perder contacto con la realidad, también descansa un poco de aprender. Pero también siempre aprovecha para conseguir un hombre mayor que la lleve a su casa y la gorda universitaria se manda su polla con muchas ganas. Tiene ricas tetas y además, hace buenas mamadas. Así que se merece tener un macho que la esté follando a cada momento. Solo que la sociedad quiere que ella pierda el tiempo en un gimnasio bajando de peso para verse aceptable socialmente.

Detalles del vídeo

Duración: 06:05
Visualizaciones: 5.069 lecturas