En un circo podría tener trabajo de por vida si saben lo que puede hacer, además tenia todos esos kilos encima. Una esposa gorda que adora las folladas acrobáticas. El sexo interracial es su delirio y por eso tiene un marido con una polla negra. El tío sabe que tiene que darle una follada salvaje a diario para mantener a la obesa feliz y no duda en hacerlo. Es como pedirle a una abeja a acumule polen. Él está muy contento con la zorra que está en su casa con su coño caliente esperando que él llegue a destrozarle la raja con su enorme verga negra.

Detalles del vídeo

Duración: 06:08
Visualizaciones: 12.778 lecturas