Su esposo es un hombre que le gusta trabajar, cree que el dinero es todo en la vida y gracias a eso garantiza lujos y comodidades a su mujer. Pero tampoco es que se pueda llamar materialista porque él la ama aunque ella sea una gorda vieja. Lo que no sabes que cuando no está, su mujer mete a un negro a la casa para follarla. Parece que una polla grande y negra es lo único que le importa a la zorra y no duda en meter un macho a casa cuando su marido no se encuentra. Es la diferencia entre una zorra que le pagas y una que finge que te ama, la primera no te engaña a menos que le pagues por hacerlo.

Detalles del vídeo

Duración: 13:11
Visualizaciones: 5.827 lecturas