La tía vive sola y todos los días inventa una historia para que su vecino vaya a su casa a hacer algo. Parece que le molesta saber que no está haciendo nada y busca la forma de ocuparlo en alguna labor del hogar. Él es soltero precisamente por eso y lo menos que quiere es sacar la basura. Pero la madurita tiene un culo tan gordo que es difícil de despreciar y por eso el tío siempre va a su casa porque luego ella deja que le dé una follada a su coño. Esas nalgas obesas hacen que su verga se ponga dura y ella siempre está dispuesta a dejar que se la folle a su gusto.

Detalles del vídeo

Duración: 12:00
Visualizaciones: 5.130 lecturas