Un viaje para sentir un poco el placer de haber trabajado duro para merecer un descanso, consta de leer un libro mientras se toma el sol y se disfruta de un buen vino. Pero esta turista tetona no ha ganado el dinero que está gastando, así que ella lo único que quiere es estar follando con el masajista del hotel. Obviamente es algo muy fácil de conseguir para ella, solo tiene que mostrar sus grandes tetas y ya luego el chaval hará todo lo que ella le pida. Así sea sacar su polla para metérsela en la boca y luego darle una follada en su coño. Eso es poca cosa siempre que haya propina.

Detalles del vídeo

Duración: 21:11
Visualizaciones: 4.221 lecturas