Una jovencita sabe que su cuerpo debe estar amoldado dependiendo del target que busque atacar. Es algo que los hombres ignoramos, pero ellas se ven en funciona a los pervertidos que quieren atraer. Por eso algunas que adoran los gilipollas, se meten a un gimnasio muchas horas. Pero esta tetona rellenita prefiere los tíos maduros que se la quieran comer completa. Por eso se mantiene gordita y deseosa. Obviamente su coño obtiene una recompensa más satisfactoria que comer todo lo que se le antoje, porque lo hace por las folladas que le dan. Además le gusta el semen, eso explica todo.

Detalles del vídeo

Duración: 29:47
Visualizaciones: 7.403 lecturas