Puede que esta vieja cachonda tenga el mayor culo que hayas visto en toda tu vida, y no es para menos. Es una mujer anciana pero con una mente muy abierta, cosa que sabe a la perfección su hijo ya que han follado bastantes veces. A la mujer no le importa que sea su propio hijo, y a él le da igual que sea mucho más mayor y tan grasienta, el hecho de que sea su madre también le resulta indiferente.

Un día le propuso hacer un trío con un amigo suyo, ella se lo pensó durante unos instantes, pero al decirle que era negro aceptó de inmediato. Como a casi todas las viejas obesas a ella le gustan las pollas grandes, y pocos las tienen del tamaño que alcanzan los hombres de color negro.

Entre su hijo y su amigo se la follaron como a una cerda disfrutando de ese enorme culazo. Pero tras correrse los dos sucedió algo totalmente inesperado, y es que la muy zorra acabó corriéndose a chorro, una impresionante corrida femenina que dejó a ambos con la boca bien abierta.

Detalles del vídeo

Duración: 12:17
Visualizaciones: 72.296 vistas