Cada vez que este tío vuelve de algún viaje de trabajo está esperando llegar a casa para echar un polvo a la zorra de su mujer. Cuando va en el taxi camino de su domicilio le avisa para que le espere preparadita para ponerse a follar nada más entrar por la puerta y ella siempre le recibe con las piernas abiertas. A saber la de consoladores que ha gastado la tía durante la ausencia de su marido.

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 60.769 vistas