El sexo anal hace tiempo que se convirtió en una fijación para los hombres y digamos que uno no se queda satisfecho si no le folla el culo a una mujer. Nadie duda de que este señor sea un profesional como la copa de un pino, pero no deja de ser un tío y a diario tiene tentaciones de follarse a sus clientas. Seguramente nunca pase nada y todo se queda en mera fantasía, pero de vez en cuando suena la flauta y acude a su consulta una guarrilla dispuesta a ser sodomizada en la camilla de los masajes.

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 32.123 vistas