Ella es una madre alemana, la que siempre cuida de su marido e hijos y además se ocupa de la casa. Un día recibió la visita de un vecino. Era más joven que ella y parecía divertido, pero lo que quería era obvio, seducir a una inocente ama de casa para follársela. Y así fue, la mujer en realidad estaba deseando probar una polla que no fuera la de su marido. Ella quería sentirse deseaba, y al ver que ese hombre se la estaba follando no pudo resistir tener un gran orgasmo. Sus muecas de felicidad la delataban, por fin se sentía una mujer de verdad.

Detalles del vídeo

Duración: 14:44
Visualizaciones: 5.870 vistas