Estaba espiando a su cuñada, una mujer madura bastante gorda y tetona. A ella no le hizo falta demasiado para ceder a sus exigencias sexuales, de hecho ella tenía más ganas que él. Terminó follándose a esa cerda hasta que se corrió sobre ella disfrutando de ese coño de obesa y esos tetones. Pero la cosa no acabó ahí, se quedó con ganas de más. Y aprovechando que estaba de visita en la casa de ella fue a buscar a su madre. El parecido físico es asombroso, madre e hija son casi iguales, la única diferencia es que su madre era una anciana.
Pero a este degenerado no le importó en absoluto follarse a una vieja, es más le daba morbo. La anciana era más cerda aun que la hija y lo demostró follando como una auténtica zorra.

Detalles del vídeo

Duración: 12:01
Visualizaciones: 10.367 vistas