Imagínate llegar a casa y al abrir la puerta de tu habitación encontrarte a tres maduras obesas con sus culos frente a tu cara. Esa es la escena que se encontró este hombre, la sorpresa que se llevó fue enorme, tanto como esos traseros. Una de ellas era su esposa, la cual le había preparado este pequeño detalle llamando a dos de sus mejores amigas. Cuando uno ve esos culazos en realidad no sabe por cual empezar primero. Así que tras la sorpresa inicial se acercó y comenzó a lamerlos uno a uno. Después fueron las maduras las que decidieron tomar la iniciativa y buscaron el rabo del hombre. Las tres obesas comiéndose su polla, ese sería el sueño de cualquier hombre.

Finalizado el sexo oral llegó la mejor parte, tenía que decidir a cual penetrar primero. Al final pensó que el orden daba igual, lo importante era follarse a las tres. El problema llegó cuando se dio cuenta de que no iba a aguantar mucho, por lo que tuvo que correrse. Aun así las tres gordas siguieron jugando entre ellas, besándose con sus bocas llenas del semen del hombre.

Detalles del vídeo

Duración: 05:08
Visualizaciones: 35.030 vistas