Su tamaño era un problema, siempre se buscaba hombres que resultaban ser muy flacos y al intentar hacer una cabalgata los mandaba al hospital. Muchos huesos rotos la hicieron replantearse todo y entonces se dio cuenta que tenía que buscarse negros musculoso que aguantaran la embestida de su enorme culo. Ahora la rubia obesa disfruta del sexo extremo pero sin peligros. Una larga polla negra atravesando su coño es lo que tiene todos los días y no podia estar más feliz. No quiere que ese hombre se vaya nunca. Él adora esas enormes tetas y ese culo gigante que tiene la gorda rubia.

Detalles del vídeo

Duración: 31:11
Visualizaciones: 8.172 lecturas