Tomar un trago, compartir con amigos y tener un momento de tranquilidad sin pensar en nada más. Las presiones sociales sobre el dinero y el éxito, hacen que la vida de un hombre sea muy dura hoy en día, por eso es necesaria la bebida; dosificar un poco de todo. Pero cuando se dispone a jugar una partida de billar, llega una rubia gordita a quien tiene que darle una follada sobre la mesa. Es algo que no quería hacer, pero es su deber como macho, un coño necesitado debe ser follado y es una cuestión de honor. Así que saco su polla y le dio una buena clavada hasta dejarla satisfecha.

Detalles del vídeo

Duración: 06:00
Visualizaciones: 6.875 lecturas