El amor llego a su vida cuando era muy joven, lo entrego todo sin esperar nada y luego resultó que todo era una mentira. Se dio cuenta que solo fue un impulso sexual y luego de estar junto a esa persona, la costumbre empezó a hacer lo suyo. Pero perdió el deseo y lo demás fue irrelevante, entonces entendió que los humanos están hechos para follar sin importar con quien. Ahora mismo lo rubia con tetas gordas está a cuatro patas sobre un sofá y una polla muy grande atraviesa su coño, siempre lo mismo que con el amor y además no tendrá que vivir con este hombre solo porque le dio una follada.

Detalles del vídeo

Duración: 05:38
Visualizaciones: 4.748 lecturas