En el altar, juro amor eterno; fidelidad en la pobreza y la riqueza como también en la salud y la enfermedad. Pero nadie dijo nada sobre sexo oral porque eso no aparece en la biblia ni tampoco en ningún libro de leyes. Así que por eso esta rubia con tetas gigantes aprovecha de echar una canita al aire con el vecino que también es casado pero de la misma forma puede disfrutar de como la gorda le chupa la polla sin cometer ningún pecado. El problema está en aguantar las ganas de metérsela dentro del coño, pero ella es una mujer fiel y no dejara que haga eso, solo se puede correr en su boca.

Detalles del vídeo

Duración: 08:13
Visualizaciones: 2.668 lecturas