Un hombre entra a una casa pensando que tal vez arreglara una gotera o cambiara una bombilla. Pero se encuentra con algo que no esperaba. Esa rubia con culo gordo que vive al lado de su casa y que él sabe que es casada, le pide que entre a su hogar. Pero para su sorpresa, ella esta con ojete bien dilatado para una follada anal. No puede creer lo que está viendo pero su buena educación lo obliga a sacar su polla para metérsela hasta el fondo del ojete y complacerla. Tal vez su marido no hace lo que debe hacer y ella busca lo que necesita en otro lado. O solo es muy puta.

Detalles del vídeo

Duración: 32:33
Visualizaciones: 3.415 lecturas